Al momento

Prueba: Volkswagen Golf R (2.0L / 310 CV DSG7)

El mercado automotor está perdiendo su brillo, afectado por las políticas de economía de escala y por esas supuestas preferencias de los compradores, quienes parecen hipnotizados ante la presencia de los SUVs. Nada que hacer al respecto, es lo que está de moda, pero la buena noticia es que aún quedan algunos automóviles que nos devuelven la pasión, los deseos de disfrutar del asfalto.

El Golf R es una de esas excepciones a la regla, una declaración de principios de un fabricante que, a través de su historia, ha asestado varios golpes importantes, la mayoría de ellos convertidos en piezas de colección; Scirocco, Beetle y Kombi, por nombrar algunos.

golf-r-1

Cuando me ofrecieron el Golf R me sentí como un niño en vísperas de navidad. No podía esperar para empuñar ese fornido volante y acomodar la espalda en esa anatómica butaca tipo racing. Pero más aún quería exprimir el motor, abrir la puerta del corral para que esos 310 caballos corrieran libremente, y de paso comprobar en directo lo prometido: que va de 0 a 100 km/h en menos de cinco segundos.

Cuando llegó el momento y el flamante Golf R estuvo frente a mí, fue imposible esconder el impacto que me provocó esa hermosa carrocería “Amarillo Curcuma”, un color que no pasa desapercibido y que parece un baño de oro. Las amplias fauces del frontal, las llantas específicas y la suspensión comprimida contra el piso me aclararon algunos conceptos, como por ejemplo que no se trata de un Golf GTi mejor ataviado, sino que de un ejemplar que alcanzó el punto más alto dentro de la cadena evolutiva.

golf-r-3

Y por fin salí a la calle, en plena hora peak para mi desgracia, aunque ese escenario desfavorable para el alto performance me ayudó a conocer una inesperada cualidad presente en este bólido germano. El Golf R es amable, tranquilo y sosegado, virtudes que hacen de los viajes urbanos una experiencia muy agradable, aunque les aconsejo salir bien presentados porque en cada esquina este reluciente Volkswagen será objeto de los celulares en manos de los “paparazzi”.

El encanto de la perfección

Abandoné la ciudad y una larga cinta de asfalto me dio la bienvenida, claro que por asuntos de tiempo no pude gestionar una visita a Codegua o a San Antonio, autódromos en los que este Golf hubiese mostrado de lo que es capaz; nos obstante, el lugar elegido me otorgó un buen escenario.

El motor de 2.0 litros cuenta con una calibración perfecta, porque es capaz de erogar potencia y torque casi en toda la circunferencia del cuentarrevoluciones, sin dejarnos sumidos en esos molestos instantes de vacío. Cuando el camino comienza a ascender los 400 Nm de torque brindan empuje, y en lo plano esos 310 CV nos quitarán la respiración; otro punto interesante es que desde los cuatro escapes emana un excitante sonido…música, una hermosa sinfonía mecánica.

golf-r-3

En las curvas noté que la plataforma prácticamente no sufre torsión y es más, que casi se transforma en una extensión de la espalda. El tacto de la dirección es de “uno a uno”, franco y firme, por lo que al gobernar el timón nunca sentí como si el tren delantero hiciera algo por su propia cuenta, lo que dicho de un modo claro es tan simple como que la dirección hace lo que le pido, nada más ni nada menos. Y acerca de esto mismo, si la trayectoria es errada la culpa es del piloto, así que nada de imputarle la falla a la asistencia eléctrica.

La tracción 4Motion forma parte del equipamiento estándar, por suerte que así lo es, porque gracias a su gestión es que las aceleraciones son absolutamente lineales, y el recorrido de los virajes tan perfectos como en una pista de Scalectrix; los neumáticos 235/35 R19 se transforman en ventosas, pero les aconsejo elevarles la temperatura antes de realizar maniobras osadas.

golf-r-2

La velocidad está limitada en 250 km/h, norma europea que siguen al pie de la letra los principales fabricantes del mundo. Puede correr más que eso, no cabe duda, pero lo mejor que podemos hacer es mostrar respecto ante una pieza de ingeniería tan magistral como es este Golf R. Y así como corre también frena, desplegando una fuerza tan violenta que por poco mis anteojos de sol dieron contra el parabrisas; nada que criticar de un sistema tan eficiente y adecuado para las prestaciones de este ejemplar.

golf-r-1

Fue un privilegio probar el Golf R, más aún considerando que en menos de 24 horas se vendieron todas las unidades que llegaron en el primer embarque, que eran apenas 18. Este ejemplar ya forma parte de esa estipe de modelos Volkswagen que escriben una nueva página en el historial de la firma alemana…una creación digna de los más puristas, un bólido que sin lugar a dudas se transformará en coleccionable en los próximos años.

Ficha Técnica

Precio: $29.990.000

Motor: 2.0L 310 CV / 400 Nm

Transmisión: Automática / 7 marchas

Tracción: Integral

0-100 km/h: 4,6 seg

Vel. Máxima: 250 km/h

Rend. Mixto: 14,2 km/l

Largo: 4.263 mm

Ancho: 1.799 mm

Alto: 1.465 mm

Entre ejes: 2.626 mm

Maletero: 343 lts