Al momento

5 consejos básicos para extender la vida útil de tus llantas

Fuente: Bridgestone

Las llantas son el único contacto que tiene nuestro coche con el piso, y son también un componente importantísimo de seguridad al volante. Unos neumáticos en buen estado aseguran respuestas predecibles, buena tracción y una menor distancia de frenado, pero como tal, no son económicos.

Por eso, te damos 5 consejos prácticos para que extiendas la vida de tus llantas y las mantengas en óptimas condiciones por más tiempo, aparte de los mantenimientos de alineación y balanceo cada medio año.

1.- Área de contacto

El contacto de la llanta con el piso es del mismo tamaño que la palma de una mano adulta, si la llanta se encuentra sub o sobre inflada, esta área cambia y por lo tanto se compromete la respuesta del auto y también la vida útil de la llanta. Vigila la presión cada dos semanas con las llantas en frío y sin haber rodado.

2.- Tus hábitos al volante influyen mucho

Aceleraciones repentinas, frenadas abruptas y curvas a altas velocidades. Todos estos hábitos gastan gasolina, pero también incrementan la temperatura de los neumáticos, y con ello incrementan el desgaste del compuesto. Evítalos si quieres que tus llantas duren más tiempo.

3.- Desgaste irregular

Vigila el desgaste del dibujo de tu auto, ya que, si notas que el desgaste es irregular, es probable que debas alinear tu auto para evitar cambiar tus gomas con tanta frecuencia.

4.- Rotación

Las llantas delanteras siempre tienden a desgastarse más rápido que las traseras y es normal, el eje delantero normalmente lleva más peso que el posterior porque en la mayoría de los autos es aquí en donde va montado el motor. Es importante que rotes tus neumáticos con cada servicio de mantenimiento, pasando las llantas delanteras para atrás y viceversa para que el desgaste de los cuatro neumáticos sea regular.

5.- Cuidado con los baches

Lo sabemos, en nuestro país es casi imposible no caer en un bache, pero si bajas la velocidad en zonas de alto riesgo evitarás pegarle muy fuerte a las llantas y causarles un ‘chipote’, que inmediatamente las vuelve inútiles, haciendo que deban ser remplazadas. También es importante que no te estaciones demasiado cerca de las banquetas, porque podrías golpear alguna de las llantas y romperla.