Al momento

Suzuki Vitara, cinco razones para elegirlo

Cuando llega el momento de decidir la compra de un nuevo automóvil, muchos sentimientos afloran. Para la mayoría de las personas es un paso muy importante, en el que –por supuesto- está involucrada una suma considerable de dinero y están en juego los sueños y las aspiraciones personales o del grupo familiar. Es por eso que el temor, la duda e incluso la angustia se apoderan del comprador iniciado.

Ahora bien, cuando ya tenemos claro el formato que más nos conviene y el costo que podemos enfrentar, que son los primeros pasos de este proceso, el manto de dudas comenzará a disiparse. Y si lo que buscamos es un crossover, es decir un SUV de tamaño compacto y de aspecto deportivo, en el Suzuki Vitara encontrará una serie de cualidades que le aconsejamos tomar en cuenta.

suzuki-vitara-1

1.- Su nombre infunde confianza

Hace mucho tiempo que el Vitara forma parte del mercado chileno, casi treinta años para ser más exactos. La primera generación (1988) se convirtió en un objeto de culto para los amantes de la vida outdoor, e incluso tomó parte en campeonatos de 4×4, como el Jeep Fun Race o el Raid de Atacama.

La juventud ochentera lo adoptó inmediatamente, porque en él vieron reflejado su mismo espíritu libre, sus ansias por recorrer nuevos rumbos para disfrutar en compañía de los amigos. Así se forjó la fama de “irrompible”, y la insignia de Suzuki en el frontal aseguraba un excelente precio de reventa, en esos tiempos cuando la adquisición de un vehículo era una inversión.

suzuki-vitara-8

2.- Ha sabido evolucionar.

El Vitara no se quedó estancado, viviendo una eterna juventud u olvidándose de quienes lo transformaron en un éxito de ventas. Los mismos jóvenes que disfrutaron de su notable agilidad, se convirtieron en adultos (con familias incluidas) por lo que afloraron otras necesidades y exigencias.

Del equipamiento espartano pasó a un nivel superior, a la carrocería tres puertas se le sumó una variante de cinco, y el diseño exterior pasó de las líneas angulares a exhibir trazos con esquinas suavizadas. La segunda generación, que salió al mercado en 1998, ofrecía motorizaciones más potentes y la llegada del Grand Vitara aumentó el alcance comercial del modelo.

suzuki-vitara-6

3.- Es un eficiente todoterreno.

En el mercado actual existe una enorme variedad de crossovers y SUVs, pero la mayoría de ellos son más aptos para la ciudad que para las aventuras fuera del asfalto. Muchos de esos ejemplares no cuentan siquiera con tracción a las cuatro ruedas, siendo las versiones 4×2 las más solicitadas por los compradores.

Pero hay usuarios que buscan ir más allá, abrirse paso por la naturaleza y conquistar esos rincones de la geografía a los que muy pocos pueden acceder. Es ahí cuando la tracción 4×4 se torna necesaria, ventaja técnica que el Vitara ofrece bajo la denominación All Grip, sistema gobernado por la electrónica que permite conducir sobre nieve, arena, gravilla e incluso lodo. Ya en sus inicios el Vitara sorprendía con su infatigable tracción integral 4WD, claro que en 1988 todo se operaba mecánicamente.

suzuki-vitara-4

4.- Ofrece un amplio line up.

Nada menos que 14 versiones componen la gama Vitara. En esa larga lista se pueden hallar unidades equipadas con tracción simple o integral, carrocerías de una o dos tonalidades, transmisiones mecánica o automática, e incluso un motor atmosférico y otro turboalimentado. En este sentido destacamos la presencia del bloque 1,4 litro Turbo, capaz de erogar una potencia máxima de 138 CV; por su parte el motor aspirado cubica 1.600 cc y desarrolla 118 caballos.

El equipamiento va desde lo simple a lo más elevado, lo que facilita la tarea de elegir la alternativa que mejor se adecúe a nuestras necesidades. La política de precios también es correcta, con un rango que comienza en $11.190.000 y concluye en $15.790.000.

suzuki-vitara-3

5.- Su manejo es estimulante.

Está claro que hay muchas variables que pesan sobre la decisión de compra, muchas de ellas razones meramente pragmáticas que se alejan de un punto que no puede pasarse por alto: el manejo. Así es, un automóvil, por más moderno que sea, es una herramienta, un vehículo que depende del ser humano para cumplir su tarea; es por eso que la experiencia al volante no debe relegarse a un segundo plano.

El Vitara ofrece una conducción alegre, ágil y estimulante. Imposible no acordarse de por qué se convirtió en un automóvil tan querido, porque ya en la primera generación nos deleitaba con su notable manejo. Responde bien en las curvas, acelera linealmente, y la suspensión mantiene la suavidad rodando incluso sobre calamina. Para que se entienda la idea: no compraremos una guitarra sólo porque luce bien…sino porque además se rasguea bien y su sonido es perfecto.