Al momento

Peugeot 3008, un crossover que apuesta por la innovación

La firma del león no cesa en su esfuerzo por demostrar que es tanto o más innovadora que su marca hermana Citroën. Es por eso que cada cierto tiempo nos sorprende con productos alejados de los paradigmas convencionales, en los cuales la electrónica y la ciencia mecánica alcanzan sus más altos niveles de desarrollo.

peugeot-3008-16

El 3008 representa un punto de inflexión al interior del segmento de los crossovers aspiracionales, un nicho del mercado en el que no hay espacio para la mediocridad o la falta de visión. Cada detalle presente en él va más allá de los estándares habituales, virtudes que le sientan como anillo al dedo a los usuarios que buscan diferenciarse del resto y que no se conforman simplemente con subirse a un coche más del montón.

Probamos la versión denominada 1.6 BlueHDi Allure EAT6, cuyo precio de lista se eleva hasta los $17.990.000. Entre sus competidores más directos podemos citar al Mazda CX-5, Kia Sportage, Renault Koleos y Nissan X-Trail.

peugeot-3008-1

Diseño del futuro   

El 3008 actual nada tiene que ver con la primera generación presentada hace más de ocho años (2008). La plataforma y el diseño exterior son inéditos, lo que de inmediato nos hace entender que no estamos frente a un refresh o a una de esas poco convincentes actualizaciones; el 3008 es nuevo por donde se le mire.

Se presenta con una longitud de 4.447 mm y una distancia entre ejes de 2.675 mm. Las citadas cotas indican que se trata de un automóvil espacioso, mejor que la edición saliente, puesto que el largo se incrementó en 82 mm y la batalla en 62 mm.

La propuesta exterior es futurista hasta la saciedad. Cada trazo presente en la carrocería parece extraído de una novela de ciencia ficción, sobre todo la mascarilla compuesta por una serie de rectángulos que lucen como una armadura intergaláctica; quienes aman la innovación hallarán en el 3008 muchas soluciones dignas de elogio.

Lo mejor de todo es que desde ahora este crossover luce tal y como debe verse un “todocamino”, y no como un monovolumen cuyo mayor desafío es recoger a los niños del colegio o acompañarnos al supermercado. El acierto de los diseñadores es absoluto, porque además de ser un automóvil muy atractivo, a simple vista nos deja claro que sus propósitos van más allá de la vida urbana o de las actividades rutinarias de quienes viven en función de los horarios…este 3008 es algo así como una declaración de libertad.

peugeot-3008-2

Formato i-cockpit

El sentido de la innovación también está presente –y con mayor fuerza- en el habitáculo. Lo primero que destaca es el i-cockpit, que se refiere a la lógica organización de los mandos y a la concentración del máximo número de funciones en la pantalla digital; de este modo se limpia el tablero para simplificar su uso y aumentar la ergonomía. Esta misma solución está presente, con mucho éxito, en los también renovados 308 y 2008.

Como ya lo mencioné el espacio abunda, incluso cuando la cabina va a su máxima capacidad (5 viajeros). Y en este sentido es importante destacar que la capacidad de carga es de 520 litros según el método VDA, y que la profundidad del compartimiento llega a los 919 mm; estamos frente a uno de los maleteros más grandes de la categoría.

El puesto de manejo es todo un espectáculo, con un volante pequeño (ambos extremos aplanados), además de teclas estilo aeronáutico en la consola central, dos pantallas digitales en las cuales se muestra la información relevante del coche, y una hermosa manilla selectora de cambios; luce como el timón de una aeronave.

La calidad de los materiales no deja espacio para la crítica negativa, y menos aún el confortable diseño de los asientos. Con respecto a las butacas frontales, noté que sus bordes laterales, pese a lo poco prominentes que son, logran retener el cuerpo firmemente en las curvas.

peugeot-3008-5

Un toque de distinción adicional es el que brinda el aluminio que se deja ver en varios sectores de la cabina. Suerte que está ahí, porque de lo contrario el ambiente interior estaría dominado por el color negro, lo que lo tornaría demasiado lúgubre.

Tendencia citadina   

Otra de las grandes cualidades que ofrece este crossover es que cuenta con una de las plantas motrices más eficientes del mercado, tanto en los asuntos concernientes al consumo de combustible como en materia de emisiones contaminantes. En lo primero destacan esos 20,7 km/l mixtos declarados por el fabricante, y en lo segundo esos 104 gr/km de CO2; es un motor que se rige por la norma Euro 6.

El impulsor es un turbodiésel Common Rail de 1.560 cc, capaz de erogar una potencia máxima de 120 CV a 3.500 rpm y un torque de 300 Nm a 1.750 rpm. Nuestra unidad de prueba dispone de una avanzada transmisión EAT6, automática robotizada de seis velocidades, cuyo elevado poder de reacción es uno de sus más sólidos argumentos.

peugeot-3008-18

Sometido a exigencias normales, como el tránsito urbano o los desplazamientos por autopistas, este 3008 muestra una obediencia absoluta. Las órdenes enviadas mediante el acelerador son fielmente reproducidas por el motor, tanto así que casi pasamos por alto que se trata de un sistema electrónico desprovisto de cables; me impresiona el nivel de feedback alcanzado.

En el motor el torque destaca más que la potencia, algo que resulta casi obvio tomando en cuenta que se trata de una planta turbodiésel. No obstante las aceleraciones son breves, algo que bien pudimos comprobar cuando realizamos algunos adelantamientos en carretera. En la marca declaran 11,6 segundos de 0 a 100 km/h, ejercicio en el que obtuve 11 segundos exactos; seguramente por la influencia de algunos agentes externos, como la declinación del terreno o por el hecho de ir con el habitáculo a su mínima capacidad.

El volante pequeño ayuda en las maniobras simples, pero cuando debemos utilizar todo el radio de giro es como si le diésemos vuelta a una manivela; tampoco me agradó que los soportes de la empuñadura estén llenos de pulsadores, porque cada vez que maniobraba sin querer apretaba alguno de ellos. En su afán de mejorar la ergonomía, los fabricantes han olvidado que un volante libre de otras funciones es la mejor receta para facilitar su operación.

Tanto el motor como la transmisión EAT6 hablan el mismo idioma, lo que quiere decir que los erogues del bloque son correctamente administrados por esos seis escalones de la caja. Lo único criticable es que hay que acostumbrarse a las peculiaridades de uso del dispositivo con el que se seleccionan los modos, especialmente a la acción de esos pequeños botones que están al costado, punta y base de la manilla.

peugeot-3008-17

La suspensión no se siente confortable en camino sinuoso, algo que se contradice con el discurso inicial de este crossover. En asfalto nada que decir, pero en la gravilla no logra aplacar los embates de las piedras o la calamina; todas las vibraciones pasan directo al habitáculo. Algo de culpa tienen esos neumáticos 225/55 R18, excelentes en lo plano, pero no tanto cuando el camino presenta irregularidades.

En esencia el 3008 es un crossover que acepta caminos agrestes de baja dificultad, por lo que es mejor no someterlo a un castigo mayor. En el asfalto todo anda de maravilla, refiriéndome a la precisa dirección, aplomada suspensión y enérgicos frenos. El cambio generacional salta a la vista, pero no por eso diré que el alma de este Peugeot también ha mutado…de ser un monovolumen urbano, se convirtió en un crossover urbano.

 

FICHA TÉCNICA

Precio: $17.990.000

Motor: 1.6L 120 CV / 300 Nm

Transmisión: Automática / 6 vel.

Tracción: Delantera

0-100 km/h: 11,6 seg.

Vel. Máxima: 185 km/h

Rend. Mixto: 20,7 km/l

Largo: 4.447 mm

Ancho: 1.906 mm

Alto: 1.624 mm

Entre ejes: 2.675 mm

Maletero: 520 lts.