Al momento

A prueba: Mazda3 Sport, el hatchback que cambió las reglas

Hay muchas razones por las que el Mazda3 Sport se ha convertido en el ejemplar más exitoso del segmento C, título que tiempo atrás ostentó el Peugeot 308 y de un modo más discreto el Volkswagen Golf. Este nicho del mercado no acepta equivocaciones, en la política de precios ni menos aún en los asuntos relacionados al equipamiento; para el final queda el no menos importante contenido técnico.

Pero al Mazda3 le resultó fácil trepar hasta el primer lugar del ranking de preferencias, porque se renovó justo cuando los citados productos bajaron la guardia. En menos de un trimestre la excesiva confianza de sus rivales dejó al Mazda en una inmejorable posición; por supuesto que no hay que restarle mérito al moderno diseño y a la contundente oferta tecnológica del hatchback nipón.

mazda3-hb-3

Realicé esta prueba de manejo a la variante GT, que cuenta con motor gasolinero de 2,5 litros, el más grande del line up, pero que desafortunadamente cuesta $16.390.000. Es un monto considerable, por el que ya se puede ir pensando en acceder a la siguiente categoría, no en esta marca quizás, pero sí en lo que proponen fabricantes como Toyota, Renault e incluso Honda.

Aerodinámica pura

Está claro que el sentido de la vista juega un rol de suma relevancia al momento de presentar un nuevo automóvil. El “envase” tiene que gustar al mayor número de observadores, porque de eso dependerá si ese producto tendrá éxito o si pasará sin pena ni gloria. Y casi está demás que les diga que el Mazda3 Sport superó el desafío con creces, con una carrocería deportiva, moderna y aerodinámica, siendo esto último uno de sus más grandes valores.

mazda3-hb-1

Sus dimensiones externas se ciñen de manera estricta a lo que propone la categoría C, con una longitud de 4.460 mm, un ancho de 1.795 mm y una altura de 1.465 mm. La distancia entre ejes alcanza los 2,7 metros, un dato decisivo que sirve de argumento para contrarrestar, por ejemplo, los embates de un Volkswagen Golf (2.637 mm).

Tomando como referencia lo que ofrecía la versión 2014, esta unidad exhibe remozados parachoques, un nuevo formato de la mascarilla frontal y un mejorado aspecto de los faros neblineros. Son ajustes menores, de eso no cabe duda, y me parece una jugada bastante inteligente el no haber ajustado más elementos porque este diseño -dos años atrás- ya está bien logrado.

mazda3-hb-2

Maletero pequeño  

En esta versión, que como ya les comenté está en lo más alto de la gama, se disfruta de un suculento menú de equipamiento. La tapicería es de cuero, el GPS forma parte de la dotación estándar, la caja automática se opera por medio de unas paddle shift, el sistema de audio es tipo Bose, hay cámara de retroceso, el climatizador es bizona, y los espejos laterales incluyen detector de punto ciego (BSM).

mazda3-hb-7

Con lo anterior se justifica en parte el precio de lista ya señalado, aunque es inevitable sentir que no está bien equilibrada la relación costo/beneficio. Por supuesto que la presencia de una motorización por encima de lo que normalmente ofrece el segmento es un gran paliativo, pese a que con el bloque de 2 litros ya tenemos suficiente.

mazda3-hb-10

En el habitáculo me sentí muy cómodo, y en cuestión de segundos logré ajustar todos los parámetros. El puesto de conducción no esconde secretos, notándose una correcta organización de los pulsadores y una perfecta ergonomía.

mazda3-hb-9

Me llamó la atención que el tacómetro sea el único reloj disponible, y eso se debe a que el marcador de velocidad está presente en la forma de un Head up Display que se ubica en la parte alta del tablero; ese mismo dato también lo entrega un pequeño visor digital que está dentro del marcador de revoluciones. Me parece un modo muy eficiente de restarle elementos al cockpit.

mazda3-hb-4

No hay problemas de espacio ni movilidad, aunque se advierte poca altura para la cabeza en la zona de la banca posterior; por culpa de la línea decadente del techo. De igual forma es una cabina bien dotada en términos volumétricos, pero que falla en el importante asunto de la capacidad de carga: ofrece 314 litros. En este ítem el Volkswagen Golf le saca ventaja (380 litros).

mazda3-hb-5

Motor sediento  

En esta evolución del Mazda3 sigue estando presente el paquete SkyActiv-G, en el que se involucra prácticamente a todos los componentes del coche para lograr altos índices de eficiencia, tanto dinámica como energética. Pero claro, cuando se dispone de un motor gasolinero de 2,5 litros, cuyos erogues de potencia y torque se enmarcan en los 185 CV y 250 Nm, respectivamente, el delicado asunto del gasto de combustible se reciente bastante.

Dejando de lado la marca de rendimiento mixto, la que en este caso alcanzó los 14 km/l, les puedo asegurar que el dinamismo de este bloque es tan alto que en cuestión de segundos dejaremos de prestarle atención al computador de viaje para concentrarnos en el marcador de velocidad. Y acerca de esto mismo, pude notar que la transmisión, automática de seis velocidades, entrega una conveniente dosis de agilidad; otro punto que me parece notable es que se incluyen programas de manejo Sport y Normal, a los que se accede con la simple acción de empujar una tecla.

El Mazda3 Sport anda bien en la ciudad, con la misma soltura de su hermano menor Mazda2 y el confort de marcha de un CX-5; es una buena mezcla sin lugar a dudas.

El motor acelera con mucha energía, pese a estar acompañado por una transmisión que “patina” demasiado antes de pasar de una marcha a otra. Esas valiosas décimas de segundo que se pierden en las salidas, me hicieron dudar acerca de que si esta caja automática es la mejor compañera para este motor; un conjunto mecánico le vendría bien según mi particular punto de vista.

2015_mazda3_5d_s_touring_6mt_blue_reflex_-10-2

En carretera resaltan las bondades del sistema G-Vectoring Control (GVC), asistente dinámico que establece una directa asociación entre la plataforma y el motor, centrando sus reacciones en la dirección, para lograr un depurado feeling de manejo. Con este aporte los viajes por ruta se tornan más adrenalínicos, porque más allá de la velocidad de marcha lo que estimula al conductor es el modo directo en que el volante va comunicando lo que sucede bajo los neumáticos.

Me agradó la puesta a punto de la suspensión, porque está bien comprometida con el confort de marcha y también con la estabilidad en las curvas. En un camino revirado se luce, demostrando un férreo equilibrio y una inagotable capacidad para engullirse los baches del asfalto.

 

Precio: $16.390.000

Motor: 2.5L 185 CV / 250 Nm

Transmisión: Automática / 6 vel.

Tracción: Delantera

0-100 km/h: 8 seg.

Vel. Máxima: 220 km/h

Rend. Mixto: 14 km/l

Largo: 4.460 mm

Ancho: 1.795 mm

Alto: 1.465 mm

Entre ejes: 2.700 mm

Maletero: 314 lts.