Al momento

A prueba: Porsche 911 R, al borde de la extinción

En una era donde los deportivos se vuelven tecnológicamente más suaves y los coches de pista se enfocan en hacer vueltas en el menor tiempo con elementos automatizados, Porsche regresa a sus inicios y entrega un vehículo lleno de emoción y con un espíritu de deportividad pura. El 911 R es historia, y la historia se hizo para estudiarla, entenderla y amarla.

Su estructura es tan radical como la de un 911 GT3 RS de generación actual, pero la diferencia viene en la forma en la que se conduce. En oposición al RS, este no tiene una caja tan rápida, disminuye la carga aerodinámica y elimina elementos radicales en la carrocería. Siendo sinceros, este 911 R no es para todos los amantes de los deportivos. Éste, especialmente, demanda todos los sentidos del conductor y pide forzosamente unas manos con bastantes kilómetros de experiencia en conducción deportiva, sobre todo, si se busca sacar todo el potencial que aparentemente está escondido.

El departamento Porsche Motorsport no solo se encarga de ofrecer coches rápidos, también tiene la misión de mantener el espíritu que la marca de Stuttgart ha construido por años, y en este caso, han revivido los momentos clave de la casa germana.

911R-AUTOLOGIA-2

En la mesa, el 911 R tiene prácticamente todos los elementos mecánicos del GT3 RS 991, su corazón mecánico es el 4.0 litros atmosférico de 500 caballos, pero lo interesante y lo que realmente marca diferencia, es que este alemán se acopla a una transmisión manual de seis escalones. Como es de esperarse, este 911 R acelera de 0 a 100 km/h en 3.8 segundos, de 0 a 200 km/h en 11.6 y alcanza una velocidad máxima por encima de los 320 km/h. Pero las cifras no son realmente importantes, lo que verdaderamente importa son las sensaciones que se regalan cuando nuestro pie busca estas cifras en el acelerador.

Simplemente estamos frente a uno de los mejores productos que ha construido Porsche en toda su historia y definitivamente, ante el mejor coche que se produce actualmente en la factoría de la marca.

Su carrocería, que en esencia viene del 911 GT3, se complementa con un techo de magnesio, elementos en policarbonato, fibra de carbono para el cofre y defensa delantera y, muchas piezas exteriores trabajadas en aluminio de bajo peso. Todo este trabajo de masas se traduce en 1,370 kilogramos totales, lo que significa que el 911 R termina siendo 50 kilos más ligero que el GT3 RS.

Aunque se puede entender como un vehículo más civilizado por su estructura exterior, este histórico elimina el aire acondicionado, la pantalla multimedia, el sistema de sonido y el navegador. Su composición está enfocada hacia el conductor y al estar sentados detrás del volante, este enfoque se siente y se entiende. Actualmente no hay un vehículo tan análogo como el 911 R, es como si Porsche hubiera tomado toda su tecnología mecánica actual y regresara en el tiempo hasta llegar a una puesta a punto pasada en donde la retroalimentación de manejo lo es todo.

No es un deportivo más, sino una variante limitada a 991 unidades que se ha hecho para celebrar y despedir a los motores atmosféricos del “nueveonce” y a los manejos deportivos cien por ciento análogos.

Prueba exclusiva realizada por nuestros amigos de www.motoring.com.au. Aquí puedes consultar las impresiones iniciales de esta próxima leyenda de cuatro ejes: 911 R review.

MOTOR: 4.0 litros 24 valvulas bóxer seis cilindros
POTENCIA: 500 HP/460 NM
TRANSMISIÓN: Manual con seis velocidades
CONSUMO: 13.3 L/100km
EMISISONES CO2: 308 g/km

PRECIO (ESTIMADO): 6.5 millones de pesos

911R-AUTOLOGIA

Los últimos de su especie

Al igual que el 911 R, han existido deportivos que de cierta forma, han logrado ocasionar un parteaguas en la industria automotriz. Hablamos de aquellos bólidos que fueron espectaculares en su época y que se hicieron para marcarle el paso a los demás.

En nuestro recuento encontrarás verdaderas joyas de la conducción deportiva. A continuación les presentamos a los cinco vehículos que han marcado historia sobre ruedas.

2-911

McLaren F1

Cuando los superdeportivos apenas salían a la luz y las automotrices trabajaban fuertemente en desarrollar productos muy rápidos y estables, McLaren ya tenía en su línea de montaje a coche fuera de serie para la época.

El primer F1 fue producido en 1992 y la última en 1998, al parecer únicamente se produjeron 100 unidades y su motor era un 6.1 litros V12 con 635 caballos. Lo impactante fue que en su tiempo superó por mucho el record de velocidad máxima establecido y se mantuvo en el primer puesto por varios años hasta que el Bugatti Veyron llegó al mercado.

5-911

Audi S1 Quattro

Este alemán se producía con carrocería coupé de dos puertas y motor delantero longitudinal. Sus configuraciones de motor eran un 2.1 litros de 203 HP y un 2.2 litros de 223 HP. Su función principal fue competir en el Campeonato Mundial de Rally y fue justamente en esa categoría donde marcó tendencia.

El Audi Quattro era tan bueno, que sus competidores protestaron para que saliera del campeonato. Obviamente, su construcción estaba muy por encima que la de sus contendientes.

1-911

Viper ACR

Con la lamentable noticia de que el Viper está por terminar producción, la firma estadounidense hizo lo correcto y presentó hace un par de meses a esta bestia de circuitos para despedir a su icono deportivo.

Para empezar actualmente no hay vehículos tan rasposos como el Viper, con motor V10 de 8.4 litros atmosférico, caja manual de seis escalones, tracción trasera, sistema de escape bajo los asientos y más de 600 caballos. Bueno pues a esta configuración se le reduce el peso, se le aumenta la potencia y se mejora la carga aerodinámica. ¡Una locura!

3-911

Ferrari 458 Speciale

Lo que pasa con el Speciale es prácticamente lo mismo que con el 911 R. Resulta que Ferrari, al igual que Porsche han decidido montar turbocargadores en sus motores y cambiar completamente su esquema inicial, en pro de mejorar las emisiones de gases contaminantes.

El 458 Speciale es el último Ferrari en montar un 4.5 litros V8 de inyección directa atmosférico con 605 HP. Recordemos que su sucesor, el 488 GTB aumenta potencia, pero a base de la sobrealimentación.

4-911

Bugatti Veyron

Impacto a absolutamente todos por su potencia, configuración mecánica y velocidad punta. En realidad, el Veyron fue algo así como un coche con prestaciones del futuro llegando al mercado por allá del 2001. Asimismo, fue uno de los primeros coches de producción en superar la barrera de los 1,000 caballos de potencia.

El Veyron se producía con un motor W16 basado en dos bloques de ocho cilindros, con cuatro válvulas por pistón y cuatro árboles de levas. El motor era sobrealimentado por cuatro turbocompresores y tenía un desplazamiento de 7,993 centímetros cúbicos. Todo este poderío mecánico lograba 1,001 caballos de potencia y la construcción aerodinámica permitía alcanzar los 407 km/h.