Al momento

Análisis Especial: ¿Los coches eléctricos son el futuro?

Los vehículos eléctricos hasta hace cinco años eran lo que proponían las armadoras como el futuro de la industria automotriz, hoy por hoy parece ser que la aceptación y el crecimiento de estas tecnologías no se han dado como se tenía planeado.

¿Cuáles son las barreras para que su comercialización no termine de arrancar? El problema ya no recae directamente en los vehículos, en realidad el estancamiento viene desde más abajo. Los funcionamiento de los gobiernos, las culturas y el tipo de vida de los habitantes son factores que llegan a influir en la compra de un eléctrico; sin más, te invitamos a que comiences a leer sobre los “pros y contras” que conlleva el adquirir un EV (Electric Vehicle) en nuestro país actualmente.

ELECTRICOS-2

Desventajas

1- Infraestructura

El principal inconveniente de los eléctricos sigue siendo el mismo después de cinco años de planeación: si no hay abundantes zonas de recarga, no hay movilidad. Si las cuentas no nos fallan, para atender a un millón de coches en su funcionamiento cotidiano, se necesitarían 2.5 millones de postes de conexión distribuidos en diversos puntos estratégicos de la ciudad. En México las ventas de eléctricos son muy limitadas, y aún así, los usuarios que manejan este tipo de propulsión tienen problemas para encontrar un punto de recarga.

Para que el proyecto se mueva solo, tendrían que existir puntos de recarga a la par de las gasolineras.

2- Red eléctrica

Aunque parece ser un punto muy parecido al del asunto de arriba, es algo totalmente distinto. Mucho se ha hablado desde hace años sobre la capacidad de la red eléctrica de México para soportar fuertes tomas de corriente, la realidad es que en nuestro país, por el momento, el sistema eléctrico de nuestros hogares no es suficiente para poder cargar al impulsor del coche en un tiempo eficiente.

3- Precio elevado

Aunque han reducido costos en los últimos años, los vehículos galvánicos siguen suponiendo un mayor gasto inicial. Para los mexicanos ese factor resulta ser muy importante, incontables veces hemos escuchado: “por ese dinero me compró algo Premium”, y en cierto modo tienen razón. Al ser un nicho de mercado en crecimiento lento, probablemente convenga más invertir en un vehículo híbrido o en algún producto que ofrezca un nivel de equipamiento acorde con el precio que se paga. En algunos casos, llega a ser hasta el doble que un modelo a gasolina similar de dimensiones y equipamiento.

Si no se generalizan y se aumenta la producción de este tipo de autos, (las famosas economías de escala) lógicamente el precio no podrá ser más competitivo.

4- Autonomía

Poco a poco se va incrementando, pero la realidad es que aún es insuficiente para garantizar la movilidad de sus ocupantes sin problemas. Claro que hay modelos como el Tesla Model S que anuncian más de 500 km de autonomía, pero nosotros nos enfocamos en vehículos eléctricos masivos, y en ese apartado, todavía no se superan los 200 kilómetros por carga completa. La densidad energética de un litro de gasolina vs un kilo de baterías de iones de litios, es 100 veces mayor. La relación peso/potencia es muy pobre aún y necesita trabajarse en mejorar la capacidad de las baterías para aumentar la autonomía sin sumarle mayor peso a los autos.

Además, sumémosle el tiempo de recarga “normal” de entre seis y nueve horas.

5- Imprevistos y cambios climatológicos

La utilización del aire acondicionado, el uso de desempañadores y limpiaparabrisas, la radio y la calefacción, pueden suponer que la autonomía del coche baje repentinamente en hasta un 30 por ciento. Igualmente, es indispensable tener en cuenta el tráfico, accidentes o incluso planes improvisados de viaje.

El coche galvánico requiere una gran planificación y tener siempre en cuenta puntos de recarga, o en su defecto, un rendimiento de batería mayor (factor que aún no es posible).

 

ELECTRICOS-3

Ventajas

1- Ecología

Claramente el principal punto positivo de esta tecnología verde es la erradicación de los gases contaminantes que se producen después de la combustión. Si bien es cierto que la electricidad que usan los “EV” proviene de distintas fuentes de energía como carbón o centrales de petróleo, en movimiento no contaminan ni un gramo de C02; si esto lo multiplicamos por todos los vehículos que se mueven diariamente, el resultado sería espectacular para el medio ambiente y calidad del aire en las grandes ciudades.

Asimismo, actualmente se les está dando prioridad a vehículos eléctricos, tanto así que en Europa algunos lugares ya tienen exclusividad en el acceso a las ciudades e incluso recarga gratuita junto con estacionamiento pagado.

2- Menos mantenimiento

Las baterías empiezan a incrementar su vida útil y a ahora algunas están garantizadas más de ocho años por su fabricante. Igualmente, es muy importante tener en cuenta que gracias a que estos propulsores carecen de aceite, filtros, bandas, bujías y más, las revisiones y servicios del motor prácticamente desaparecen.

Según algunos datos analizados, conocemos que el ahorro en el mantenimiento es de un 35 por ciento.

3- Conducción placentera

La evolución del manejo en los autos eléctricos es un hecho, y más comparándolos con los primeros esbozos de las marcas. Hoy en día se conducen prácticamente igual que un coche convencional, de hecho, ya tienen un tacto de freno muy similar.

En algunos casos, y para la gente que disfruta de la tranquilidad y el confort, estos productos generan mayor placer de conducción. Hablamos de una gran aceleración, ya que los motores eléctricos ofrecen torque instantáneo, asimismo, el confort que genera rodar en absoluto silencio es muy importante para el target de estos coches.

El 93% de los clientes de un vehículo eléctrico aseguran que volverán a comprar un auto con las mismas características.

 

Conclusión

 Como podrán ver, actualmente hay más puntos negativos que positivos, por lo que creemos que el apartado de los coches eléctricos no llegará a ser el futuro de la industria automotriz. En un mañana este nicho se hará más fuerte, y probablemente veremos a más eléctricos rodando en las calles, pero simplemente fungirán como una excelente opción para apoyar a la conservación del medio ambiente y reducir los costos que los combustibles generan.